jueves, 4 de noviembre de 2010

Centenional, Centenionalis, Nummus Centenionalis; ¿Cómo nombrarlo?

Centenional, Centenionalis, Nummus Centenionalis; ¿Cómo nombrarlo?

Moneda de Bronce “AE”, que comenzó a acuñarse bajo el mandato de Constantino I, hacia el año 330 d. c., con un peso de 3 grs. Aprox. `para ocupar el hueco que dejo el Follis (ya descrito).
Comenzó teniendo la misma ley de Plata “AR” en la mezcla, que los últimos Follis acuñados, aunque no tardaría en desaparecer la plata “AR” de la mezcla.

El nombre a esta humilde moneda le viene dado en la actualidad, ya que el nombre original con que se conoció en su época, no ha llegado a nosotros. Dado su valor, en el mercado una silicua equivalía a cien Centenionalis, del latín “Centum” era Cien.


1/2 Centenionalis a nombre de Constancio II.

Dados los problemas crecientes en el reinado de Constante y Constancio II, estos se volcaron en esta común moneda, llegándola hacer referencia del mercado de la momento y acuñando también una pieza de doble valor, la Maiorina  (hay controversia en que si la Maiorina y el Centenionalis son la misma pieza), según la parte del Imperio. Este Centenionalis ya carecía de Plata “AR” en la mezcla, todo esto sucedió allá por el año 348 d. c.

Esta importante moneda romana llego a degenerarse tanto, que bajo de peso hasta menos de 2 grs. Y un diámetro de 17 mm. De diámetro, dejando de ser acuñada ya en la reforma del año 395 d. c. que realiza Teodosio I, continuando acuñando solo ya las fracciones como únicas monedas de Bronce “AE”, a las que hoy en día las llamamos “Fracción de Centenionalis”, “Nummus” o “AE4”.

Centenionalis a nombre de Constancio Gallo.

En este poco más  de un lustro de vida de esta moneda romana, ayudo mucho al gobierno de la nación, como ejemplo diremos que Juliano II, para evitar el fraude que había en la administración, potenció el pago con numerario, y ya que la plebe, apenas veía el metal noble, el Centenionalis fue su gran aliado, para que de esta manera se controlasen mejor los ingresos y los gastos, de ahí que realizase acuñaciones bien cuidadas y suficiente cantidad, como para abastecer el mercado, mientras que la Plata “AR”se mantuvo, el Oro “AV” apenas se acuño.


1/2 Centenionalis a nombre de Juliano II.


Difícil de diferenciar a simple vista de su antecesor el Follis, aunque intentaremos hacer lo posible.
En casi su totalidad las monedas romanas acuñadas de bronce “AE” acuñadas posteriormente al año 330 d. c., las podríamos definir o nombrar como Centenionalis, en cambio las anteriores a la fecha nombrada, Follis.

 
Centenionalis a nombre de Graciano.

Constantino I, en los Centenionalis las cabeza/bustos son representados con diadema o veladas.
Constantino II, en los Centenionalis las cabeza/bustos son representados con laurel, la única manera que tenemos para identificarlos, es saber su fecha de acuñación, la ya mencionada fecha, nos marca lo que es un Centenionalis y es un Follis.
Delmacio y Anibaliano, solo acuñaron Centenionalis, o sus divisores, en este caso es muy fácil.
Constante y Constancio II, de ellos diremos que Constante solo acuño Centenionalis y sus múltiplos, tanto con laurel, como con diadema, en cambio Constancio II, solo acuño Follis, cuando era “Caesar”, de ahí que también es muy fácil de diferenciarlos.
El resto de Emperadores, hasta Teodosio I, solo acuñaron Centenionalis (con sus divisores y múltiplos), ornando la cabeza/busto del Emperador con diadema, velo o simplemente descubierta, cayendo en desudo el laurel, antaño tan deseado.


Un saludo
Bass


Otros articulos de metricas:



No hay comentarios:

Publicar un comentario