domingo, 19 de diciembre de 2010

Constantino I, El Cristianismo y la moneda romana.

Para la mayoría de los historiadores, Constantino I, es considerado como el primer Emperador Cristiano del Imperio Romano, aunque hubo algunos anteriores que mostraron debilidad ya por esta religión, como Galieno y Majencio, que ya ordenaron en su momento devolver a los cristianos los bienes confiscados.
Tras la Batalla del Puente Milvio, en la que derrota a su cuñado, Majencio, Constantino según afirmo tuvo una aparición divina en la que se le revelo que, sí marcaba las armaduras de sus tropas con el símbolo de Cristo "Cristograma", ganaría la batalla, Constantino  que provenía de una familia creyente, se convirtió al cristianismo, aunque no fue bautizado hasta llegar al lecho de muerte.
Con el Edicto de Milán (finales del año 313 d.c.), Licinio I y Constantino I ratifican lo ya pactado con anterioridad con Galerio, el Edicto de tolerancia (311 d.c.). Por desgracia el original del texto del Edicto de Milán, no ha llegado a nuestros días.
Todos estos hechos no llegaron a Italia hasta más allá del año 319 d.c. aunque ya en el año 315 d.c. utilizo el símbolo de Cristo en una moneda. Se trata de una medalla argéntea “AR”, en la que se representaba el "Cristograma" labrado sobre el yelmo de Constantino.
Constantino I, se inmiscuyo en el gobierno de la iglesia y se apoyo en ella para solucionar sus problemas gubernamentales, siendo un gran apoyo con el poder Judicial, llegando al límite de que en el año 318 d.c. daba poderes judiciales a los Obispos.
En este periodo ya se mezclaban en la amonedación romana las acuñaciones con motivos paganos y cristianos.
Licinio I, aun ratificando el Edicto de Milán, siguió siendo de religión pagana, uno de los motivos que llevo a Constantino a luchar contra él. Siendo derrotado en la Batalla de Chalcedon, Bithinia, en el año 324 d.c.
Constantino en el año 323 d.c. ya había prohibido los sacrificios paganos, hecho que agradó a la mayoría de los miembros del Senado Romano.

Follis a nombre de Constantino I

Ya en el año 324 d.c. dejo de usar el titulo pagano de SOL INVICTO, en sus acuñaciones, siendo sustituido por un símbolo cristiano como  el de VICTOR.
En estos momentos el Cristianismo recién legalizado era una mezcla de Mitraismo, Neoplatonismo y Teología sobre el cristianismo, para fundamentar el poder absoluto del Emperador (cosa muy diferente hoy en día), aunque no cedió el titulo pagano de "Pontifex Maximus".
Ya en el año 325 d.c. se promulgo el Concilio de Nicea, que divida la Iglesia en dos partes, el apartado civil, en manos de los ortodoxos, mientras él mismo se proclamo Obispo de los paganos. Este concilio fue presidido por su representante en estos temas, Osorio, Obispo de Corduba, Hispania.
Como ya dijimos hasta el lecho de muerte, no fue bautizado Constantino I, y que mantuvo el título de "Pontifex Maximus", aunque prohibiese los sacrificios, permitió y siguió realizando rituales paganos, como la Consagración de Constantinopla poco antes de morir.
Una vez difunto Constantino, se acuñaron monedas "Divinizándolo" según la tradición pagana (últimos DIVOS de la numismática romana), estas monedas fueron acuñadas por dos de sus hijos, hecho que reafirma la diversidad religiosa de la época y retroceso de la influencia eclesiástica en el gobierno del Imperio Romano.
En la moneda romana los sucesores de Constantino I, usaron el Cristograma en los motivos del reverso, incluso el Usurpador Magnencio, usaba el Cristograma en solitario en el reverso de sus monedas, para dar sensación de similitud con su inventor, Constantino I, ya que sus orígenes se le denomino como un símbolo de Constantino I, y posteriormente un símbolo Cristiano.

Un saludo

Bass