viernes, 20 de mayo de 2011

La mitología en la moneda romana, el León de Nemea.

La mitología en la moneda romana, el León de Nemea.

Alegoría representada sobre monedas de Cobre “AE” y Vellón  “VE”, así como en Oro “AV”, durante el periodo del bajo imperio. Maximiano Hercúleo el precursor de esta alegoría en este periodo, labra esta preciosa y mítica alegoría sobre Áureos “AV”, en la ceca de Roma en el año 287 d.c. y Antoninianos “VE” y “AE”, en la ceca de Lugdunum entre los años 287 a 289 d.c., a su vez a nombre de Diocleciano se le labraron también Antoninianos “VE” y “AE”, también en Lugdunum entre los años 287 y 289 d.c., la ultima moneda que representa a Hércules luchando contra el León, la labro Constantino I, sobre un Follis de la ceca de Ticinum entre los años 307 y 308 d.c.

Esta escena mitológica comenzó a labrarse sobre monedas griegas allá por el siglo IV a.c., ya adentrándonos en la cultura roma, fue durante el periodo al que llamamos Republica romana, se represento esta escena sobre un denario en el año 80 a.c. por orden de C. Poblicius Q. f., una vez ya instaurado el alto imperio, se labro abundante mente en diferentes talleres de monedas provinciales.
La escena representa al primer trabajo que le ordeno el rey Euristeo a Heracles (Hércules en la mitología romana), y se representa sobre la monedas como Hércules estrangulando al León de nemea que se abalanza sobre él, a los pies Clava, en ocasiones Victoria cononandole.

Adentrándonos ya un poco en los relatos mitológicos, se cree que tuvo de padres a Tifón y Equiona, o a Ortos y Quimera, o a Zeus y Selene, a quien se le cayó desde la luna, sobre el monte Tetro, en Nemea.
La leyenda dice que Hércules, hospedado por Molorco, un pastor de Nemea, armado de Espada, Arco y Clava que el mismo fabrica de un tronco de olivo, se dirige al monte Tetro, a la caza de la terrible bestia.
Una vez hallada la guarida, tapona una de las dos salidas (dicen que fue Selene quien coloco esta cueva con dos salidas para su hijo, ya que lo perdió), y lo acosa e intenta herir con todas y cada una de las armas que llevaba, al no conseguirlo comienza a acosarlo para que saliese de la guarida, en ese momento, aprovecho para agarrarlo del cuello y estrangularlo con sus propias manos.


 Antoniniano a nombre de Maximiano Herculeo


Las obligaciones que le había impuesto el Rey Euristeo a Hércules, no solo consistían en arrebatar la vida al León de Nemea, sino que también debía despojarlo de su piel, para ello empleo todas las herramientas que conocía y de todos los materiales que tenia al alcance, aunque fueron esfuerzos inútiles.
Tras varios días infructuosos, tuvo ayuda divina, Atenea, disfrazada de anciana sugirió a Hércules que utilizase las mismas garras del León para despellejarlo, y así lo hizo.

Tras despojar al León de su dorada piel, se dirigió a la ciudad de Micenias donde debía ser recibido por el Rey Euristeo e indicar la nueva tarea (que se convertiría en hazaña), pero esta tras haber visto lo sucedido, un hecho prodigioso,  tomo terror a Hércules y no quiso recibirle, ordenándoles por medio de intermediario la siguiente misión.
Hércules al no ser recibido por el rey Euristeo, se quedo con la piel del poderoso animal, usándola de abrigo, y de coraza, incluso la cabeza de la bestia era usada a modo de casco, eso se debe a que este animal mitológico, tenía una piel que no había arma terrestre que podía dañarla.

La piel del León es representada asiduamente durante el periodo inicial del bajo imperio, así como en la mayoría de las representaciones que se hacen de Hércules, este hecho sucede al ser un complemento que suele vestir, así como la Clava de olivo, que uso en dicha hazaña.

Como vemos en esta ocasión, no solo las alegorías en las monedas eran motivo de propaganda imperial, sino que también se usaban para representa escenas mitológicas intemporales.

 Un saludo

Bass

No hay comentarios:

Publicar un comentario