domingo, 27 de noviembre de 2011

Follis de Constantino I; VTILITAS PVBLICA


Donada por Gonzo, Gracias.

Mide 20,9 X 19,1 mm            Pesa 2,20 grs            Axis 15º            RIC VII Arles 49

IMP CONSTANTINVS P F AVG “Imperator Constantinvs Pivs Felix Avgvstvs”.
Busto Laureado y acorazado de Constantino I.

VTLILITAS PVBLICA “de interés Publico”.
Representa a Moneta sobre proa, a la izquierda, portando balanza y cornucopia, a su derecha Soldado estante mirando a la izquierda, portando globo rematado por Victoria que lo corona.
En esta moneda se quiere representar el traslado de la ceca de Ostia a su nuevo emplazamiento Arelate, siendo completada esta serie con otra moneda en la que se ve a Moneta llegando a Arelate con la leyenda  PROVIDENTIAE AVGG.
TARL, en exergo (Tertia Arelate).

Acuñada en la tercera oficina de la ceca de Arelate entre los años 313 y 315 d.c.
Esta moneda solo se acuñó a nombre de Constantino I, mientras que la compañera que completa la serie, PROVIDENTIAE AVGG, se acuñó a nombre de Licinio I y Constantino I.

Emperador Constantino I el Magno (Flavius Valerius Aurelius Constantinus).
Vivió del 274 d. c. al 337 d. c. desde el año 306 d. c. hasta el 309 d. c. estuvo como Cesar y desde el 309 d. c. al 337 d. c. estuvo como Augusto.

Los años en que se acuñó esta muy rara moneda, solo estaban como gobernantes Constantino I y Licinio I, en el año 313 d.c., para afianzar la paz reinante en ese momento, Licinio I, contrae nupcias con Constancia (hermana de Constantino), pero no duró ya que Constantino derrota en una primera escaramuza a Licinio I en el año 314 d.c. arrebatándole los Balcanes. Ya restablecida de nuevamente la paz, los dos emperadores emprenden la campaña contra los Sármatas y Godos.


Un saludo

Bass

Otras fichas:

Follis de Constantino I, Cartago

Follis de Constantino I; Marti

 

 



miércoles, 9 de noviembre de 2011

El crismón en las monedas de Constancio II y Magnencio. Una batalla psicológica.

El crismón en las monedas de Constancio II y Magnencio. Una batalla psicológica.

El 18 de enero del año 350 d.c. en la frontera Renana, en Autun, el general de las tropas de esa zona se subleva incitado por sus soldados, quienes le proclaman emperador.

En estas líneas trataremos de diseccionar las monedas que acuñaron estos gobernantes en las que se labraba un crismón como único elemento en el reverso.

El crismón lo introdujo en la cultura romana Constantino I, apareciendo a partir de su famosa batalla sobre el Puente Milvio contra su cuñado Majencio. El crismón es un símbolo de victoria ligado a Dios, un Dios que otorga el triunfo a quien destaca por su coraje.

En estas monedas el Crismón es representado en solitario a nombre de Constancio II o acompañado de las letras apocalípticas de Alfa en mayúscula y Omega en minúscula, a nombre de los dos usurpadores.
Se supone que Magnencio y por ende Decencio –su “Caesar”- labraron monedas con este reverso intentando apropiarse del  símbolo de la esencia del poder y de este modo del símbolo más adorado y querido por los sucesores de Constantino I. En este caso no es una defensa de la religión cristiana frente a la religión arriana.

 Maiorina a nombre de Magnencio

Magnencio y Decencio con el crismón representado en sus monedas intentaba resaltar ciertas similitudes con la batalla del Puente Milvio, tanto Majencio como Constancio II, habían accedido al trono por sucesión directa, permanecían en la residencia imperial oficial, y representaba el poder oficial, en cambio Magnencio al igual que Constantino I hiciese, el poder lo había obtenido por medio de una sublevación de sus tropas frente al poder establecido, ambos avanzaron desde el norte -Magnencio estaba en la Galia- y sus tropas procedian de tribus Galas y Germanas en gran parte. Quería que se le viese como  el “Nuevo Constantino”, apoyándose en su carrera militar para ascender al trono.

Las monedas que acuñaron Magnencio y Decencio con el crismón en reverso, se labraron  entre los años 352 y 353 d.c. en tan solo cuatro cecas y la leyenda que orlaba a esta alegoría era SALVS DD NN AVG ET CAES, “Salus Dominorvm Nostrorvm Avgvsti et Caesaris”  La salud de nuestros señores, el emperador y el cesar, intentando congraciarse en un primer momento  con Constancio II, basándose en la política de hechos consumados.

En las cuatro cecas que acuñaron este motivo en el reverso se labraron sobre cospeles de Doble Maiorina, Maiorina y Centenionalis, salvo una excepción que nombraremos.

Maiorina a nombre de Decencio

En la ceca de Amiens se acuñaron sobre  los tres cospeles, con las leyendas en anverso orlando al retrato de Magnencio DN MAGNEN-TIVS PF AVG y el de Decencio con DN DECENTI-VS CAESAR con la peculiaridad de que en esta ceca la medida más pequeña, los Centenionalis, se labraron exclusivamente a nombre de Magnencio llevando en el campo izquierdo una estrella.

En la ceca de Arelate se acuñaron sobre  los tres cospeles, con las leyendas en anverso orlando al retrato de Magnencio DN MAGNEN-TIVS PF AVG y el de Decencio con dos leyendas DN DECENTI-VS CAESAR y DN DECENTIVS CAESAR.

En la ceca de Lugdunum se acuñaron sobre  los tres cospeles, con las leyendas en anverso orlando al retrato de Magnencio DN MAGNEN-TIVS PF AVG y el de Decencio con dos leyendas DN DECENTI-VS NOB. CAES. y DN DECENTIVS NOB. CAES.

En la ceca de Treveri se acuñaron sobre  los tres cospeles, con las leyendas en anverso orlando al retrato de Magnencio DN MAGNEN-TIVS PF AVG y DN MAGNENT-IVS PF AVG, mientras el de Decencio con solo DN DECENTI-VS FORT CAES. 

Constancio II, labro una serie muy limitada en el año 352 d.c., dejando las cosas muy clara a los dos usurpadores. La leyenda que orla al crismón en reverso es SALVS AVG NOSTRI “Salvs Avgvsti Nostris”  La salud de nuestro Augusto, deja muy claro que no reconoce a los dos hermanos y que el único gobernante legitimo es él.
Esta serie de monedas se labró en la ceca de Treveri sobre Maiorinas y Centenionalis con una única leyenda acompañando al retrato imperial en anverso DN CONSTAN-TIVS PF AVG.

De este modo podemos ver una de las pocas batallas propagandísticas reflejadas en la numismática romana el periodo del bajo imperio, de hecho a raíz de la muerte de Magnencio y Decencio y derogarse la acuñación de esta moneda, no volvió a haber ninguna mas en el bajo imperio romano.

Espero estas líneas sean de gran utilidad.

Un saludo

Bass

Articulos relacionados

jueves, 3 de noviembre de 2011

Los bárbaros en el bajo imperio romano

Los bárbaros en el bajo imperio romano

El término “Bárbaro” proviene de la lengua griega, con ella se definía  toda persona que no hablaba su idioma, este término lo acogieron los romanos, que podríamos definirlo como el que balbucea. Al ser un término tan ambiguo y ser los límites del imperio romano tan grandes, englobaba a un gran número de tribus ó etnias.
El más importante de ellos fue el Germano, aunque también hubo, árabes y Beduinos, entre otros.

El termino germano, lo usaban para definir a las personas que habitaban en el área geográfica del norte de Europa y tenían en común las diferentes etnias o tribus el idioma y la cultura.
Estas tribus estaban gobernadas por una monarquía electiva, su monarca era elegido en una asamblea de guerreros, la misma que administraba justicia. A esta asamblea solo tienen acceso los nobles y se regían por un código consuetudinario.
Eran pastores y agricultores semi-nomadas independientes entre sí, uniéndose únicamente para luchar contra un enemigo común u otra tribu.
La religión que practicaban era la nórdica tradicional, convirtiéndose al cristianismo arriano, algunas tribus asentadas en occidente.
Se considera como el principal grupo de pueblos barbaros, en provocar la caída del imperio romano, instalándose en la parte occidental del imperio.
A continuación enumeraremos las tribus más importantes y sus relaciones divididas  en dos grandes ramas;

La rama teutona, originaria de Escandinavia.
Francos: se asentaron en el norte y el este del Rin, hasta que cruzo los límites del imperio, para asentarse como una tribu federada, de hecho fue la primera en asentarse dentro del imperio y suministrar tropas para la defensa del imperio.
Burgundios: se cree que eran oriundos de la isla de Bornholm (Isla danesa del Báltico), Plinio el Viejo los consideraba como un pueblo belicoso integrante de la gran tribu de los Vándalos. En el siglo V d.c. durante las grandes invasiones del imperio occidental, esta tribu se asentó  en lo que actualmente denominamos “La borgoña”, lo que es el valle del Ródano, entre Suiza, Italia y Francia. 

 
1/2 silicua a nombre de Honorio, de acuñacion Vandala

Vándalos: consiste en una federación de pueblos del centro y norte de Europa, asentados entre el Order y el Vístula. Tras varias migraciones por el Limes del Imperio romano, motivadas por diferentes causas, se asentaron en Pannonia, desde donde en el siglo V d.c. partieron para asentarse en lo que es la actual Andalucía (de ahí le proviene el nombre a esta región) y finalmente cruzar el imperio, para asentarse definitivamente el África y algunas Islas del Mediterráneo.
Anglos: poco se sabe sobre este pueblo durante este periodo, salvo que estaban asentados al norte de los Sajones, junto al Elba. Fue una de las tribus Germanas que invadieron Bretaña una vez fue abandonada a su suerte por los soldados romanos en la primera década del siglo V d.c.
Sajones: Situados entre el mar del Norte, el Rin y el Elba, esta tribu, como la mayoría de las mencionadas, consistía en un grupo de pueblos más pequeños, que tenían como nexo en común una especie de espada o cuchillo de piedra “Seax”. Eran piratas y señores de la guerra que en su momento apoyaron a Magnencio en su guerra contra Constancio II.
Al igual que los Anglos invadieron Bretaña una vez fue abandonada a su suerte por los soldados romanos en la primera década del siglo V d.c.
Jutos: pequeña tribu procedente de la parte septentrional de la península de Jutlantia. Asociados a los Sajones –o eso se cree- invadieron Bretaña en el siglo V d.c.
Lombardos ó Longobardos: el nombre les viene de la larga y característica barba con la que solían ir ataviados los varones. Asentados en el valle del Danubio, se trataba de un pueblo agrícola, que debido a las exiguas cosechas que estaban recogiendo, se vieron obligados a emigrar, ya en el siglo V d.c., en plena revolución germana, se asentaron en la península itálica.
Hérulos: a primeros del siglo IV d.C. luchó contra los Lombardos, quienes los derrotaron, por ese motivo volvieron a sus tierras natales –Escandinavia- u otra parte se enroló como soldados en el ejército romano.
La facción que volvió a Escandinavia, ya entrados en el siglo V d.c., se adentraron nuevamente en el imperio, llegando hasta el mismo trono imperial, derrocando a Rómulo Augusto, último emperador de occidente, ocupando el rey Odoacro su trono.

La rama Goda originarios del mar Báltico, al sur de Escandinavia.
Godos: asentados en la orilla septentrional del mar Negro, desde que comenzase su gran éxodo, hasta su fin, se fue desmembrando esta gran tribu, debido  a las confrontaciones internas de los clanes. Estas confrontaciones llegaron a su cenit, cuando se dividieron en dos grandes grupos, los Visigodos y los Ostrogodos.
En un principio eran semi-nomadas dedicados al pillaje. Una vez asentados en las orillas septentrionales del mar Negro, extrajeron el metal existente para comerciar con Roma, civilizándose poco a poco terminando por convertirse en agricultores y ganaderos.
Ostrogodos: este pueblo se quedo en los territorios que hasta el momento estaban ocupando, siendo sometidos por los Hunos hasta el fallecimiento de Atila. Una vez libres del yugo huno, emigraron a Pannonia, donde se asentaron.
Su nombre suponemos que quería decir “Godos del Este”
Visigodos: una vez disuelto la gran tribu de los Godos, este pueblo se traslado al Mar Negro, Crimea, de donde los expulsaron los Hunos. Asentándose nuevamente en los Balcanes y la orilla sur del Danubio (Moesia y Tracia).
Era una tribu de religión cristiana, que durante el intento fallido de “Roma” de asesinar a su rey Fritigern, se sublevaron y camparon saqueando por occidente, hasta asentarse definitivamente en Hispania.
Su nombre suponemos que quería decir “Godos del Oeste”
Suevos: tribu  formada por muchos pueblos originarias del Mar Báltico, terminando por asentarse en el Norte de Hispania.
Algunas de los pueblos que formaban parte de la gran tribu de los Suevos, se fueron desmembrando ya caminando en solitario.

 Follis a nombre de Crispo

Alamanes: tribu por la que se le da el nombre (de habla hispana) a la actual Alemania, esta tribu se asentó en la zona que actualmente llamamos Alemania.
Hay una serie de Follis a nombre de Crispo, que conmemora su derrota, en el siglo IV d.c. ALAMANIA DEVICTA.
Marcomanos: esta tribu muy belicosa, fue el principal frente que se encontraron los ejércitos romanos en la orilla del Danubio, hasta la desintegración del Imperio.
Cuados: Pueblo originario del rio Meno, fueron aliados de los Marcomanos, con los que compartieron historia y destino.

Los pueblos que existían en las Islas Británicas, no eran muy abundantes, aunque sí muy belicosos.
Bretones: oriundos de Britania, de la que cogen su nombre, tras el éxodo de la tropas romanas de la provincia, en la primera década del siglo V d.c., quedándose indefensos tras siglos de vivir bajo su protección, fueron sometidos por otras tribus, aunque algunos consiguieron emigrar, entre otros sitios a Hispania. Las tribus que asolaron Britania fueron los Anglos y Sajones de origen germano (ya descritos), y los Pictos y Escotos, vecinos del conjunto de islas.
Pictos: procedentes del Norte y centro de Escocia, desconocemos el origen de su nombre, aunque se cree que quería decir “Los Pintados”. Esta fue una de las tribus que invadió Bretaña.
Escotos: procedentes el norte de Irlanda, colonizando la parte occidental de la actual Escocia, finalmente invadiéndola por completo. Debido al nombre de esta tribu y colonizar por completo esta región, hoy en día se la denomina Escocia.

Para terminar con las tribus o pueblos de origen europeo, nombraremos a los Vendos, o también llamados Sorbios.
Se asentaron en la actual Polonia, muy poco se sabe de ellos, este nombre les viene dado por las tribus germanas, que denominaban de este modo a las del centro y norte de Europa, que no pertenecían a su grupo.

Ahora prestaremos atención a las tribus originarias de Asia y África, que fueron menos abundantes que las europeas, aunque no menos importantes.
Hunos: confederación de pueblos Turco-mongoles, excelentes jinetes y arqueros, tuvieron su máximo esplendor durante el reinado de Atila, cuando saquearon Italia y gran parte del imperio romano. Tras la muerte de este gran y fuerte líder, esta gran tribu se desmembró poco a poco.
Bereberes: conjunto de tribus autóctonas del Magreb. Era un pueblo nómada que se distribuía desde el océano Atlántico hasta Egipto y desde el mar Mediterráneo hasta el rio Níger.

A los pueblos  originarios de la península arábiga podemos denominarlos Árabes, teniendo en común el idioma y sus códigos de honor, lealtad y hospitalidad, aunque eran muy beligerantes.
A continuación enumeraremos las tribus o pueblos que podríamos englobar en esta gran familia de los árabes.

 
 Follis a nombre de Constantino I

Sármatas: similar en cultura a los Escitas, emigraron hasta asentarse en la orilla del Rin, entre el Danubio y el Tisza. Conmemorando la derrota de este pueblo a manos de Constantino I, se acuñó una serie de monedas SARMATIA DEVICTA.
Escitas: pequeña tribu  de pastores y criadores de caballo. Era el fistula quien los separaba de la tribu de los Sármatas, quien terminó por someterlos y absorberlos.
Alanos: pequeño pueblo de pastores nómadas muy belicosos, que sufrieron una gran derrota  a manos e Constantino I, el grande. Podríamos agruparlos en la gran tribu de los Sármatas, ya en el siglo V d.c., los Hunos les obligaron a abandonar sus tierras, uniéndose a los Vándalos y los Suevos en sus correrías por el Imperio Romano de  Occidente, terminaron asentándose en Hispania.
Persas ó Sasánidas: situados al este de Mesopotamia, en Oriente Medio. Practicaban la religión  zoroastrismo y sus reyes eran los más grandes mecenas de las letras y la filosofía, llegando a convertirse en la mayor potencia intelectual del mundo.
En esta zona fue la principal potencia bélica que se encontró Roma en la parte occidental, venciendo en varias ocasiones, hasta que Juliano II, falleciese, ya que sus sucesores firmaron una vergonzosa paz.
Beduinos: moradores del desierto originarios de Arabia central. La religión que practicaban era la Islámica.

Por ejemplo en la serie FEL TEMP REPARATIO entre los años 348  y 362 d.c. donde se representa a un soldado romano alanceando a un jinete bárbaro o a un Soldado sacando a uno bárbaro de su cabaña, si nos fijásemos en los atributos de estos bárbaros se podría identificar a que tribu o como mínimo que facción pertenece.

En próximas aportaciones daremos los detalles de las vestimentas de dichas tribus, para poder identicarlas mejor.
Espero que estas líneas sean de gran utilidad.

Un saludo

Bass

Otros enlaces de interes