sábado, 15 de diciembre de 2012

La Ceremonia fúnebre durante el periodo del Bajo Imperio Romano



Los romanos creían que sus parientes extintos seguían ocupando un sitio en su hogar, el de los antepasados, los Manes, a los que se rendía culto manteniendo siempre encendida en casa la llama del fuego. Por ello la sepultura era un deber sagrado, si a un difunto no se la daba, su alma vagaría sin descanso entre los vivos, considerándoselas almas errantes maléficas errando por las orillas estigias durante mil años. 

La Pompa Funebris comenzaba el octavo día de su defunción, se denominaban de diferentes formas a los sepelios según su estrato social, el más común que solía utilizar la plebe era el que se denominaba funus translaticium, al de un soldado se denominaba funus militare, el de los personajes públicos de importancia se denominaba funus publicum y por ultimo y no menos importante, el funus imperatorum que era con el que se despedían de su Emperador. Si era noble, un heraldo iba anunciando al pueblo el fallecimiento con una fórmula establecida desde sus antepasados, ollus [nombre del difunto] Quiris leto datus est “aquel ciudadano [nombre del difunto] ha sido entregado a la muerte”, el sepelio se iniciaba de día, en caso contrario solía realizarse por la noche, sacaban al cuerpo de la casa en una camilla, feretrum,  que la portaban la familia y los amigos, el cortejo iba encabezado por unos músicos que entonaban temas funerarios, continuaban las plañideras, tradición que algunos cristianos criticaban por no ser lagrimas sentidas, si no pagadas, portaban unos lagrimales de cristal o cerámica y unos bufones o actores que iban recreando hechos, carácter y palabras del difunto durante todo el camino para que el pueblo le recordase, las seguían unos esclavos caracterizados con mascaras de cera o portando esculturas que representasen a sus ancestros, estas mascaras en cera las obtenían aun en vida en sus últimos momentos o una vez fallecido, s usaba como molde en la mayoría de las veces para realizar una escultura el mármol o similar, el carro mortuorio con el finado, estandartes y sus coronas en caso de haberlas ganado, para terminar la comitiva la familia lanzando gritos de pena, cubiertos los varones la cabeza, llevando las féminas el pelo encenizado y desaliñado. Esta comitiva podía pasar por el Senado en caso de ser digno de ello donde en el Rostra se pronunciaban un discurso fúnebre en él se alababan sus bondades y sus hechos. En este emplazamiento se seguía colocando una Pira funeraria, aunque en ella no se incinerase al difunto, más bien se fabricaba, como símbolo de respeto del pueblo hacia occiso. No a todas las personas hombres o mujeres se les concedía este privilegio, nos dice Plutarco en sus  “Vidas paralelas”.

El pronunciar elogios fúnebres de las mujeres ancianas era costumbre patria entre los Romanos; pero no estando en uso el elogiar a las jóvenes, el primero que lo ejecutó fue César en la muerte de su mujer, lo que le concilió cierto favor y el amor de la muchedumbre, reputándole, a causa de aquel acto de piedad, por hombre de benigno y compasivo carácter.
Tras esto el cuerpo era despedido como a un ciudadano exiliado y no como a un finado, llevado al panteón familiar o al Columbario en caso de ser una familia humilde, situado fuera de los muros de la ciudad, salvo si fue un general con victorias en el campo de batalla, en ese casi sí que se le permitía yacer en el interior de la ciudad, allí un familiar le abría los ojos, para que viese la luz por última vez y pronunciaba su nombre en voz alta, tras esto se procedía a la inhumación. Se colocaban en la sepultura sus pertenecías más preciadas y la o las monedas que la familia considerase necesarias para pagar a Caronte. Al día siguiente se celebraba una comida donde se honraba al extinto, cosa que se podía repetir en cada aniversario, realizándose juegos en el circo por este motivo, si la familia se lo podía permitir. La tumba era visitada con frecuencia por los familiares a lo largo del año. El luto para los familiares tenía una duración de diez meses no pudiendo presenciar ningún festejo ni llevar adornos durante este periodo.

Una vez asentada la religión Cristiana en el imperio, los funerales comenzaron a perder todo el lujo y ostentación que en ellos se hacía, volviéndose mucho más austeros e íntimos.
Espero que estas líneas sean de gran utilidad.

Un saludo
Bass


Articulos relacionados:

El tratamiento de la muerte durante el periodo Bajo Imperio Romano.








lunes, 10 de diciembre de 2012

Complementos del retrato imperial en el Bajo Imperio Romano.




EL retrato del emperador representado en el anverso de la moneda del Bajo Imperio Romano podía ir vestido con diversos atuendos, según querían representar al igual que podía ir tocado con varios objetos, como corona, diadema o cabeza descubierta. Como pasa en esos casos, el retrato del gobernante que se labraba en el anverso podía ir acompañado de diferentes complementos. Para intentar comprender un poco mejor este periodo hemos realizado esta lista con una pequeña descripción.

Caballo: Suele ir acompañando al emperador en un segundo plano, cuando éste va vestido con atuendo imperial. Con él representado a su lado, tanto el Augusto como el Cesar, potencian su imagen con la fuerza y nobleza del caballo.

 Follis a nombre de Constantino I

Cetro: Bastón de oro u otro material que usaban los gobernantes como símbolo de su poder, de dimensiones muy superiores, fue reduciendo su tamaño hasta quedarse en el de un brazo, cetro rematado por águila se les entregaba a los generales triunfantes. Labrado en la mano del emperador para personificar el poder y el triunfo.

Escudo: Suele ir unido a la coraza o al traje imperial, refuerza su imagen de protector de Roma.

Flechas: Al igual que el escudo, va unido al atuendo militar al ser representado en el anverso de la moneda del Bajo Imperio Romano.

Globo/Orbe: Representación del mundo o lo que ellos consideraban mundo que es el conjunto simbólico de cultura romana, territorio romano y su poder, con este nombre intentaban expresar todo ello. Puede ir rematado por Cruz, personificando el poder de la iglesia en el gobierno, o rematado por Sol radiado, el Dios Sol que cuida el Orbe, apoya al emperador, fundamentalmente representado en el periodo de Constantino I, adorador del Dios Sol y cristiano casi al mismo tiempo y también rematado por Victoria que sobre el Orbe corona al emperador por sus hazañas, concediéndole sus favores en las empresas que efectúe. 

Lanza: Conocía en la antigua Roma como “Quiris”, estaba compuesta de dos partes, el asta de madera solía ser de diferentes longitudes y la punta de metal muy afilada y con distintas formas. Justino nos dice que la lanza era insignia distintiva del culto pagano al igual que el escudo y la flecha, va unido al atuendo militar al ser representado junto al emperador, realza su fuerza como guerrero.

 Maiorina a nombre de Arcadio

Mano de Dios: entre nubes portando corona o cruz. Dios todo poderoso, desciende para ayudar al emperador para llevárselo al cielo. O podía ser representada coronándolo para hacer énfasis en su grandeza divina.

Mapa: representación grafica en dos dimensiones que usaban los romanos al igual que nosotros hoy en día, para una más fácil comprensión del medio. Debemos este objeto a Anaximandro Milesio un de los siete sabios, que fue discípulo de Tales. Representado en la mano del emperador, para reflejar que todo lo representado en él, pertenecia al Augusto o Cesar que lo portaba.

Trofeo: El origen del trofeo según la tradición romana se remonta a Rómulo, ofertó a Júpiter las armas de Acron. Tras derrotarlo Rómulo cortó una encina y en su tronco colocó los despojos del Sabino y sus armas y protecciones, con él al hombro entró en Roma con grandes aclamaciones. Posteriormente se utilizó como una representación de fuerza tras derrotar al enemigo, se solía representar fielmente a las armas de los enemigos, escudos, casco, coraza, lanza, carcaj, arco y daga aunque no siempre se formaba el trofeo con todas ellas.

Follis a nombre de Constantino II

Victoria: Deidad mitológica romana, compañera de Marte y Belona. Se dice que en las batallas dudaba de a quien concederle el triunfo, por ello era muy venerada por los militares.

Para terminar con este artículo, comentar que en el campo del anverso también aparece representado en algunas monedas una letra o estrella, siendo un complemento del anverso pero no del retrato, como ya se explicó su significado en otros apartados, no lo incluimos aquí para no ser redundante.

Espero que estas líneas sean de gran utilidad.

Un saludo
Bass



 Articulos relacionados:






jueves, 29 de noviembre de 2012

El Ave Fénix como elemento principal del reverso en la moneda del Bajo Imperio.



Como vimos en el artículo anterior “El Ave Fénix, en la mitología y lamoneda el Bajo Imperio Romano”, se representa de dos formas en la numismática de este periodo. Una de ellas es como elemento auxiliar o complemento de la alegoría principal y como elemento central del reverso, en este artículo intentaremos dilucidar las partes y el significado de este segundo ejemplo.

 
 Centenionalis a nombre de Constancio II
 
En el año 348 d.c. preparado los festejos del decimo primer centenario del nacimiento de la ciudad de Roma, según la tradición romana, como símil del resurgir del Imperio, se acuñaron una serie de monedas de cobre con la leyenda en reverso FEL TEMP REPARATIO, la moneda que tratamos es un Centenionalis y representa a un Ave Fénix sobre un Orbe o una Pira de rocas. El significado de estas dos representaciones, aun no está muy aclarado, aunque probablemente se trate de que el Imperio era inmortal, como este animal cuando aparecía representado sobre el orbe y que resurgía de los escombros, como este lo hacía de las cenizas.

Para poder identificar a que gobernante se representa en el anverso de esta moneda enumeraremos las leyendas con la que aparecen representados los Emperadores o Cesar es:
Cs-  A nombre de ConstancioII solo se labró una leyenda y es DN CONSTAN – TIVS PF AVG
Cn-  Al igual que con su hermano, para identificar a Constante solo acuñó una leyenda y es  DN CONSTA – NS PF AVG
G-  Curiosamente, para representar al único Cesar, Constancio Galo, se utilizaron una leyenda diferente en cada uno de los talleres que labraron ésta pieza,  en la ceca de Antioquía DN CONSTANTI - VS NOB CAES y en la ceca de Sirmium DN CONSTANTIVS IVN NOB C.

Solamente dos leyendas diferentes se labraron alrededor de este ave en el reverso, para una mejor comprensión de este dato en el conjunto, hemos preparado esta tabla.


FENIX


FEL · TEMP · REPARATIO
Sobre Orbe

FEL TEMP REPARATIO
Sobre Orbe

FEL · TEMP · REPARATIO
Sobre Pira

FEL  TEMP REPARATIO
Sobre Pira
Alejandría

Cs y Cn


Antioquía

Cs, G y Cn


Aquilea

Cs y Cn

Cn
Arelate

Cs y Cn

Cs y Cn
Cicico

Cs y Cn

Cn
Constantinopla

Cs


Heraclea

Cs y Cn


Lugdunum
Cs

Cn

Nicomedia

Cs


Roma

Cs y Cn

Cs y Cn
Sirmium



Cs y G
Siscia


Cs y Cn
Cs y Cn
Tesalónica




Treveri
Cs y Cn
Cs
Cs y Cn



-------

No son muy frecuentes las marcasen el campo de esta moneda, aunque si aparece alguna en la que podemos apoyarnos para catalogar con mayor facilidad esta pieza, concretamente son tres que veremos a continuación.
Tipo 1, labrada únicamente en la ceca de Lugdunum.
Tipo 2, labrada en las cecas de Alejandría, Antioquía, Cicico, Constantinopla, Heraclea y Nicomedia.
Tipo 3, labrada solamente en la ceca de Roma.
Tipo 4, sin símbolo alguno en el campo, a los lados del Ave Fénix, labrada en las cecas de Alejandría, Aquilea, Arelate, Constantinopla, Lugdunum, Nicomedia,  Roma, Sirmium, Siscia y Treveri.

 Centenionalis a nombre de Constante

A finales del siglo IV d.c. aparece por última vez representada este animal mitológico como elemento principal del reverso de una moneda romana, concretamente en el periodo que comprende el 9 de agosto de 378 d.c. y el 25 de febrero de 383 d.c., los emperadores Graciano, Teodosio y Valentiniano II, labraron esta alegoría nuevamente sobre una moneda romana. En este caso se trataba de un cospel de plata “AR”, una Silicua, acuñada exclusivamente en la ceca de Treveri con la leyenda PERPETVETAS que orla a un Ave Fénix sobre orbe.
Como vimos este animal proviene de las tradiciones y culturas paganas, aunque perdurara con el cristianismo, cuando el Imperio acogió la religión cristiana como propia los Scalptores por orden del Optio et exactor , la moneda dejó de representar momentos y elementos mitológicos de su ancestral cultura.
Espero que estas líneas sean de gran ayuda.

Un saludo
Bass


Artículos relacionados: