martes, 19 de junio de 2012

El Ave Fénix, en la mitología y la moneda el Bajo Imperio Romano.


Adentrándonos en la tradición romana, vemos que el ave Fénix es una criatura mitológica rara vez documentada. Multitud de culturas anteriores al periodo del Bajo Imperio Romano hacen referencia a ella, y aparecen en textos de la Edad Media  también.

Ave mitológica de aspecto muy dispar si nos atenemos a la situación geográfica en la que se la describe. Mitad águila y mitad faisán, otros aseguraban que era similar a una gaviota o un flamenco; en el lejano Egipto lo describían como un ave zancuda, o también se describía como un conjunto de las más vistosas aves de nuestro mundo, con la que comúnmente la reconocemos, según creencia cristiana es, como un ave de tamaño aproximado a un águila, con el plumaje de un color rojo, naranja terminando en amarillo incandescente con de pico y garras muy fuertes. Al igual que existía  variedad en la descripción, según la cultura o situación geográfica en la que estemos, se la nombrará de diferente forma:

  • Fénix, del griego Phoenix, que significa de color purpura, rojo o escarlata.
  • Fenu y Chol, de este modo se le conocía en el pueblo egipcio y judío respectivamente.
  • Garuda y Feng-huang, este era el nombre por el que se le nombraba en la India y China respectivamente.

 Tipo 7b, Ave Fénix sobre pira, ceca de Arelate

Para que nos hagamos una idea de lo extendida que estaba esta leyenda, hasta en América los nativos americanos tenían su propia Fénix. Dado que durante el periodo del Bajo Imperio Romano, las religiones predominantes eran la pagana (en el inicio de este periodo) y cristiana, serán fundamentalmente estas en las versiones mitológicas en las que haremos mayor énfasis. En la religión pagana (greco-romana), el ave  Fénix era un pájaro con unas alas que desprendían un aroma celestial, que se dirigía hacia el altar del sacerdote “Heliópolis” donde se inmolaba con su propio fuego, al día siguiente  de sus cenizas aparecía un gusano pequeño o un huevo, del que salía al día siguiente este gusano que se convertía en el mismo animal mitológico. Este ritual se repetía cada 500 años siendo símil de inmortalidad y fuerza. Así mismo  en la mitología cristiana, después de que Eva probase el fruto prohibido, fue la única criatura del paraíso que no cayó en la tentación y por ello Dios le concedió el honor de vivir junto a él durante 500 años, y después, de sus cenizas renacer eternamente. Cuando se aproximaba esta fecha buscaba un árbol apartado, donde formaba un nido con espinas y plantas aromáticas, depositando un huevo en éste lo empollaba durante tres días. Transcurrido este plazo mirando al Sol movía sus alas hasta que se inmolaba. Del huevo volvía a nacer el mismo ave, única y eterna.

Tipo 4, Ave Fénix en mano del emperador, ceca de Siscia

Esta leyenda mitológica se ve representada en varias ocasiones en la numismática romana del periodo del Bajo Imperio Romano, plasmando al ave Fénix como elemento central de la alegoría o como complemento que diese énfasis al retrato de emperador, en su condición de divino e inmortal. No fueron muy pródigos los emperadores romanos a la hora de utilizar a éste ave legendaria, ya que su nombre “Phoenix” no se usa en ninguna leyenda de reverso  ni anverso y pocos fueron los gobernantes que la utilizaron como alegoría. Adriano fue el emperador romano que ordenó acuñar este motivo por primera vez en la moneda en el año 118 d.c., en una serie conmemorativa hacia Trajano.

Tipo 7b, Ave Fénix sobre orbe, ceca de Arelate

Durante el periodo del Bajo Imperio Romano la primera vez que se representa, es en un medallón de Bronce “AE” a nombre de Constantino I, en el año 326 d.c., con la leyenda GLORIA SAECVLI VIRTVS CAESS, y la última vez que se representa esta criatura mitológica en la moneda romana es sobre un Centenionalis de Bronce “AE” también, a nombre de Valentiniano II, Teodosio I y Arcadio, desde el 25 de agosto del 383 d.c. hasta el 28 de agosto del 388 d.c. con la leyenda VIRTVS AVGGG. Aparte de los emperadores ya mencionado y las monedas que ellos ordenaron labrar se realizaron las siguientes series:

  • A nombre de Constante, sobre Centenionalis y Maiorinas de Bronce “AE”, con leyenda FEL TEMP REPARATIO en las monedas del tipo 4 y tipo 7, entre los años 348 y 354 d.c.
  • A nombre de Constancio II, sobre Centenionalis y Maiorinas de Bronce “AE”, con leyenda FEL TEMP REPARATIO en las monedas del tipo 4 y tipo 7, entre los años 348 y 354 d.c.
  • A nombre de Constancio Galo, sobre Centenionalis de Bronce “AE”, con leyenda FEL TEMP REPARATIO en las monedas del tipo 4 y tipo 7, entre los años 351 y 354 d.c.
  • A nombre de Valentiniano II, Graciano y Teodosio I, sobre Silicua  de Plata “AR”, con leyenda PERPETVETAS en las monedas tipo 7, entre los años 378 d.c. y 383 d.c.

Como veremos en próximos artículos, la situación geográfica en que estaba la ceca situada, influía en el modo de representar este inmortal criatura, influyéndose muchísimo por la tradición local.

 Espero que estas líneas sean de gran utilidad
Un saludo
Bass

Otros articulos relacionados
León de nemmea
Dafne




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada