viernes, 19 de octubre de 2012

El tratamiento de la muerte durante el periodo Bajo Imperio Romano.



  El imperio romano desde sus orígenes siempre estuvo ligado a la religión pagana y esto se reflejó de una forma muy grafica en la cultura de la muerte y su plasmación de este hecho en la moneda, tanto en anverso divinizando el emperador difunto DIVVS, como en reverso con el característico CONSEGRATIO entre otros.
  Durante  las primeras décadas del periodo que denominamos Bajo Imperio Romano, la religión que más se practicaba, tanto en la clase dominante como en la clase baja, seguía siendo la religión pagana y el trato que se le daba a la muerte era:
  La familia acompañaba al moribundo a su lecho de muerte, que solía ser la tierra descubierta,  donde dándole un beso recogían su último aliento y le cerraban los ojos, de este modo retenían su alma. Una vez fallecido se le llamaba tres veces por su nombre, para confirmar su defunción conclamatio, a continuación se prepara el cuerpo para su último viaje, lavándolo con agua caliente, se masajeaba con ungüentos y se le vestía según su rango con el tipo de toga apropiado, este proceso lo solían realizar las mujeres de la casa o si eran de clase alta, lo realizaban personal de lo que hoy en día es una funeraria, serian los poillinctores.
  Colocaban al difunto sobre una litera en el atrio, con los pies hacia la puerta de entrada, en los funerales llegó a prohibirse todo tipo de lujo. Sobre la cabeza se le colocaba la corona o coronas en caso  de haberlas recibido en vida, una moneda junto al cuerpo para que pague su peaje a Caronte y pudiese atravesar la laguna Estigia, alrededor se colgarían lámparas encendidas, flores y cintas, así mismo se quemarían inciensos y perfumes. En el hogar no habría hoguera alguna encendida, y en las jambas de la entrada se colocarían ramas de Abeto o Ciprés, como símbolo de duelo, para que los viandantes guardasen decoro, aunque según en qué caso, el mismo cortejo no era tan respetuoso. El cortejo funerario vestiría de negro o colores oscuros, cubriéndose la cabeza,  las mujeres llorarían y se arrancarían el cabello, arañarían y rasgarían las vestiduras como símbolo de dolor.

 1/2 Centenionalis a nombre de Constantino I

La duración del funeral oscilaba mucho según el estrato social, a los pobres y los niños se les solían inhumar el mismo día, llegando a celebrarse fundamentalmente por la noche, en cambio las clases altas y como no, el del emperador duraba una semana. Ya a mediados del siglo III d.c., dejó de practicarse la cremación del cadáver por varios motivos, o eso se cree, que pudieron ser la carencia de leña suficiente para la pira funeraria, o la apremiante necesidad de deshacerse de la gran cantidad de cadáveres para poder sofocar las plagas de Peste que asolaban el imperio. Se practicaban los enterramientos fuera de las ciudades, al lado de las principales vías de comunicación de la cuidad. Este tratamiento y protocolo que se le daba al difunto se vio reflejado de igual modo en la moneda, grabando la personificación del Emperador divinizado hasta que Constantino I fuese divinizado por parte de dos de sus tres hijos,  ya que  Constante de profundas convicciones cristianas ordenó que en las cecas que él gobernaba no se acuñasen monedas en las que divinizaba a su padre.
  Durante el gobierno de Constantino I, la religión cristiana comenzó a ser bien acogida por las clases altas de la sociedad, posiblemente por las grandes ventajas fiscales que se le había concedido a la Iglesia, y como no, la plebe también siguió a sus señores, lo que dio un gran giro en la cultura romana, en la forma de gobernar y hasta en los tipos de acuñación en la moneda romana. Desde la divinización del gran emperador, Constantino I, no se volvió a representar divinizado a ningún otro gobernante y el protocolo o liturgia que se seguía tras la muerte de una persona, tanto de clase senatorial como clases más bajas, aunque no cambió sí se convirtió en más humilde y simple que el protocolo de la religión pagana.

Espero que estas líneas sean de gran utilidad.

Un saludo
Bass
Va por ti abuelo




No hay comentarios:

Publicar un comentario