miércoles, 4 de junio de 2014

Crispo, sus batallas y la repercusión de éstas en las monedas del Bajo Imperio Romano.



Muy poco conocida es la vida y hazañas del Cesar Crispo, primogénito del gran emperador Constantino I y de su primera esposa Minervina, a quien hubo de repudiar para contraer nupcias en el año 307 d.c. con la hija de Maximiano Hercúleo, Fausta y estabilizar la política de la época.  Desde que este joven gobernante ascendió al trono se estampó su imagen en monedas de los tres metales, pero en estas líneas prestaremos especial atención a las acuñaciones que hacían alusión a sus victorias bélicas.

A la edad de doce años en la ciudad imperial de Serdica, el 1 de marzo del año 317 d.c., Flavio Julio Crispo fue envestido con el título de Cesar, a la vez se le concedió también el mando de las tropas y la defensa del limes en la Galia, momento en que reanudó las operaciones ofensivas contra las tribus de los francos y los alamanes. Derrota a estas tribus en el año 318 d.c., se cree que tras realizar unas operaciones inesperadas por sus oponentes, o eso nos parece entender si extraemos estas líneas de los Panegíricos Latinos X. 36,5.

El invierno se hallaba aún con toda crudeza cuando, con una rapidez increíble, recorrió a través de enormes distancias, rutas hechas impracticables por las nieves de forma que comprendiéramos que no hay obstáculo para el entusiasmo de un jefe que ha dado ejemplo de una voluntad tan infatigable, esta misma voluntad que él reclamaba a sus soldados.

Crispo se encontraba afincado en Tréveris desde que se hiciese cargo del dominio del ejercito, y por ello en las oficinas de la ceca de esta ciudad se labraron la mayoría de las monedas que veremos en este artículo del blog. Entre los años 319-320 d.c. de los talleres de amonedación de la ciudad en que residía Crispo, salieron algunas monedas que hacían referencia a estas hazañas que a no ser por ellas, no conoceríamos lo sucedido, sobre cospeles de oro con las métricas de uno y medio sólidos, un sólido y Tremisis, se labraron, la leyendas en reverso de GAVDIVM ROMANORVM, “Gozo de los romanos por la derrota de los (alamanis o francos)” se representaba en ellas a una mujer bárbara como personificación de una de estas tribus sedente en el suelo a la derecha, con la mano en la cadera y tras ella trofeo formado por armas enemigas como puntas de lanza, escudo y arco, en exergo es donde se hacía referencia al pueblo que había sido vencido, con las leyendas ALAMANIA o FRANCIA. Esta serie también se acuñó a nombre de su padre.

En esta misma ceca en el año 320 d.c. hizo una pequeña modificación sobre los cuños del reverso de una de las series de Follis de cobre que acuñase su padre en el resto de las cecas. Se trata de las monedas con leyenda VIRTVS EXERCIT “El valor del ejercito”, en la que se representaba a un lábaro con la leyenda en dos líneas VOT / XX y dos cautivos a sus pies, en cambio Crispo en ésta modificó algunos cuños cambiando la enseña por un trofeo y emitiendo estas monedas a nombre de él mismo, su padre, su hermanastro pequeño, que era Constantino II y también aunque menos frecuente a nombre del co-augusto de su padre, Licinio I y su hijo Licinio II, con esta representación intentaría hacer énfasis en los grandes triunfos obtenidos por sus soldados.

En el año 321 d.c. llega a Sirmium, donde se comienzan a acuñar sobre cospeles de oro con unas medidas de Sólidos hasta principios del 323 d.c., en estas monedas se labra la leyenda VICTORIA CRISPI CAES, que nos querría decir “La Victoria del Cesar Crispo” y se representa a Victoria sedente a la izquierda sobre escudo y coraza, ella porta un escudo con la inscripción en dos líneas VOT / X, en ocasiones delante de ella hay un amorcillo que la ayuda a sujetarlo. Tanto esta emisión como la anterior no hacen referencia a ningún pueblo en particular, pero sabemos que en el año 321 d.c. tras un viaje a Sérdica donde pasó el invierno con su padre vuelve a la Galia para seguir con la protección de esta parte de la frontera.
 
 Follis a nombre de Crispo.

Como Cónsul en este caso por tercera vez, asistió a Sirmium en noviembre del año 324 d.c. con motivo de la designación de Constancio II, también su hermanastro como Cesar y de su abuela Helena y madrastra Fausta como Augustas. De estos talleres de Sirmium salen dos emisiones no muy abundante aunque sí elocuentes, en las que se hacía referencia a la nueva derrota que habían sufrido los alamanes, en esta ocasión este suceso fue en el año 323 d.c., se emiten follis con la leyenda ALAMANIA DEVICTA “Alamania vencida” y se representa a Victoria en marcha hacia la izquierda portando trofeo sobre el hombro y palma en la otra mano, pisando a un cautivo.

 
 Centenionalis dedicado a la ciudad de Constantinopla.

Su última gran victoria fue sobre Armando, general de las tropas de Licinio I, en la batalla naval de Crisopolis, en el año 324 d.c. Sobre ésta gesta, no hay monedas a nombre de tan formidable Cesar, aunque sí que se acuñasen con posterioridad para glorificar este hecho. Por motivos que se desconocen, se cree que por intrigas urdidas por Fausta, Constantino embaucado obligó asesinar a su heredero en el año 326 d.c., posteriormente averiguaría la argucia de su esposa a quien ajustició, aunque no pudo revocar la pena de Damnatio memoriae, con la que se había maldecido a Crispo. En la serie CONSTANTINOPOLIS, con la que se da estatus de igual con la capital a esta nueva ciudad, en el reverso de estas monedas anepígrafas  se plasma a Victoria a la izquierda con las alas desplegadas, portando cetro y palma o cetro y patera, con el pié izquierdo sobre proa de galera. Esta representación creemos que se labró recordando la gran batalla de Crisopolis con la que se abrió el camino hacia Constantinopla, de ahí que la añadamos en estas líneas.


Espero que estas líneas sean de gran utilidad y si el artículo te ha parecido interesante, haz click en "me gusta" para ayudar a su difusión.
Un saludo
Bass



 Artículos relacionados:




1 comentario:

  1. Muy buen artículo de un personaje bastante desconocido en la historia del Imperio Romano entre la gente profana. Enhorabuena.

    ResponderEliminar